martes, 4 de diciembre de 2012

Formato alternativo.

Como sabéis, mis libros los publico en www.amazon.es:

1 Una historia del Más Allá: Amén.
2 Veintiocho cuentos para pensar: Cuéntotelo.
3 Un cuento infantil con segunda parte para mayores: El soldado y la bruja. 
Trilogía Transgresión
   4 La cronista, o Los amos del tiempo.
   5 Tricronía, o El otro lado de la creación.
   6 Los desterrados, o El cielo es humano.
7 Viaje final.
8 El putero.

   No obstante, varios amigos me piden los libros en formato pdf. Por lo tanto, he resuelto enviarlos en ese formato por email, personalizados, una vez que me hayan enviado el dinero. Los interesados que me escriban por correo, poniendo en el subject "Compra de tu libro" y el título del que queráis. Valen cinco euros cada uno, excepto el primero, Amén, que vale tres, y el tercero, "El soldado y la bruja", que vale uno.

Tal cual están preparados los pdfs, podréis imprimirlos y leerlos cómodamente en formato A5 ó A6.  Para imprimirlos en el primero de estos formatos, que es la mitad del segundo, bastará con que le digáis a vuestra impresora que queréis dos páginas por hoja.

 

jueves, 2 de agosto de 2012

Nueva portada.

Hace unos días decidí cambiar la portada de mi novela La cronista, que es la primera parte, y la más larga, de mi trilogía Transgresión. La primera portada era una foto de Los Alpes sacada por mí mismo desde el avión que me traía de Alemania hace unos años. La segunda fue un dibujo que hizo para mí un amigo sobre mi idea de una portada que captaba una escena importante de la historia: la protagonista esperaba, sentada sobre una rueda de repuesto, al protagonista en el punto de la carretera donde se le había pinchado al coger un bache inesperadamente. Esa imagen capta un momento importante, aunque en realidad hay muchos otros que también lo son. Por eso me decidí a poner en la portada a un personaje secundario, Myrna, que sin embargo es muy importante en el origen y desarrollo de la novela y de la trilogía en sí, pues descifra un antiguo jeroglífico hallado en una mastaba que le da a entender que había alguien atrapado en una época histórica que no le correspondía, lo que sitúa el punto de arranque de la historia, que sin embargo no aparece hasta pasada la mitad de la novela...

Pasados unas semanas decidí aprovechar la portada que me diseñó Anne Smith, con mucho más arte y mejor estilo que la anterior. Espero que estéis de acuerdo en que así es, sobre una fotografía realizada por María de la Paz Mirete Gallego a la modelo Julia Posada Pla, de Valencia. 

La cronista está disponible en la librería virtual Amazón por el módico precio de 2'68 euros. 

"Transgresión" completa.

Los desterrados, es el tercer y último tomo de mi trilogía Transgresión, de la que estoy francamente orgulloso. Antes había escrito algo de ciencia ficción, ciertamente desde un punto de vista crítico, como el cuento No hay paradoja, presente en mi libro de cuentos Cuéntotelo, pero esta trilogía consta de tres relatos que tienen en común el marco en que se presenta, focalizado en algunos personajes que en La cronista son principales, en Tricronía descienden a la categoría de secundarios, y en esta última novela pasan a la categoría de ruido de fondo, excepto Aussie, protagonista absoluta del segundo volumen, que ahora es una discreta secundaria, relevándole en importancia una obscura camarera de hotel que se ve impelida a una importancia planetaria merced a la complicación de una trama que en sí no puede ser más sencilla.

Algunos bienintencionados amigos me critican porque pongo dos títuos a mis libros (incapaz de elegir entre los dos títulos, dicen), pero en realidad uno es el título, en este caso Los desterrados, porque son los descendientes de que aquellos que, varias generaciones atrás, dejaron La Tierra para buscar un planeta en que pudieran crecer y vivir en paz, una vez que no les gustaba su planeta de origen..., y sin embargo casi inmediatamente comenzaron a echar de menos su planeta madre desde allá, la Constelación de Pegaso, donde se sentían desamparados al lado de los terribles compañeros de sistema solar, los irkil, seres peludos y feos que comen carne humana. Pero ese sistema solar es transformado por su mera presencia, y de ahí el subtítulo de la novela: El cielo es humano

Espero que los amantes de la ciencia, de la ficción o de ambas, encuentren placer en la lectura de esta novela que culmina  mi primer trilogía. He intentado hacerla lo más variada posible, sin perder de vista que el objetivo de la literatura es que el lector disfrute y, si es posible, que aprenda algo. A lo largo de las 140 páginas de que consta creo que no me he dejado nada sin explicar, pero si así no ha sido, me tenéis aquí para lo que queráis preguntar. 
El libro se encuentra, de momento, exclusivamente en la tienda virtual Amazon, aunque no descarto realizar una edición en papel de la trilogía completa dentro de unos meses.  

Si tienes problemas para conseguir la Trilogía desde Amazón, pídeme la versión en pdf cuando la hayas pagado a través de PayPal:
Transgresión
 

Humorística y original.

Vida y milagros de un ex, de María José Moreno.
Vida y milagros de un ex es un libro breve, pero muy divertido sobre las peripecias de Baldomero, ex-trabajador desde que se queda en el paro, ex-marido, desde que se divorció, y que va quedándose sin muchas cosas que le pasan en su vida, excepto lo que más nos atrae: nunca deja de ser buena persona. Por eso las cosas no le van tan mal, en el sentido de que aunque no le van nada bien, le podrían ir peor. Su buen corazón le hace ayudar a la gente y por eso se mete en muchos líos que se podría haber evitado y que la gente normal de hecho se evita.

Reconozco que me acerqué a este libro con un poco de aprensión, pues al ser la obra de una mujer que en el momento de comprar el libro no conocía aún, me hizo dudar si sería una diatriba contra los maridos todos de manos de una mujer resabiada. Pero poco a poco he ido conociendo a la autora en algunos foros de internet, y puedo decir que es una mujer encantadora que nunca haría eso, sino que tiene un sentido de humor tan fino que ha sido capaz de hacer un librito con el que el lector se lo pasa muy bien, viendo las desventuras de este hombre, que poco a poco va creciendo en el relato, hasta que al final el lector ha aprendido a quererle. Está muy bien escrito, el estilo es ágil, y se puede leer en poco tiempo; de un tirón, en mi caso.

Tres por dos

Escrita en tu nombre, de Amelia Noguera.
Esta novela me ha sorprendido gratamente por los recursos que utiliza la autora. El tema es un poco atípico dentro de lo típico de las relaciones de amor y de la novela romántica.

El tres al que aludo es la triple calidad de la protagonista, que nos cuenta la novela desde su punto de vista casi todo el rato, pues en algún momento nos narra cosas como si fuese una narradora omnisciente que se haya hecho cargo del hilo argumentativo, pero luego vuelve, también sin solución de continuidad, a narrarlo desde su punto de vista. El dos lo defino como ese sistema tan original de hacer "flashbacks" de dos historias a lo largo de todo el libro.

Una novela son muchos hilos que están tejidos de forma que se van relacionando hasta que conflluyen al final. He de decir que los hilos de esta novela, en los que participan hasta las diosas del destino, las Moiras, confluyen de una forma muy original al final, con dos epílogos y una nota de la autora. Sí, he de decir que he disfrutado mucho leyendo esta novela, aunque he de advertir que requiere concentración para no perderse.

lunes, 25 de junio de 2012

"Gato por liebre", de Regina Román.

Oro parece, plata no es...

Este es un libro que se deja leer con facilidad..., al principio. A medida que va progresando el argumento, se van complicando las relaciones humanas entre los diversos personajes, hasta que se hace muy dolorosa la lectura. En particular entre el 50% y el 81% es realmente penosa, no por la forma, que es excelente en todo momento, sino por el contenido: es muy duro. Hay un personaje muy odioso, que el personajillo Abolafio, un simpático diablillo que nos va contando la historia, ayuda a desdramatizar un poco, pero aún así es duro ver el grado en que una persona es capaz de rebajarse y permitir que otra le degrade. Pero poco a poco se va reconduciendo la historia hasta que súbitamente cambia el foco de la misma desde la protagonista, Gaby, al sufrido diablejo, Abolafio, que también tiene algún que otro problema personal que resolver.

Si este libro lo hubiese escrito un hombre, habría pensado que se trataba de una invención de un misógino, pero saber que se trata de una mujer quien lo ha escrito me ha llevado a replantearme muchas cosas, y he comprendido muchos sucesos puntuales, muchas reacciones en mujeres que conozco, que antes se me presentaban ilógicas.

Es cierto que hacia el final se vuelve un poco doctoral el texto, como insinúa Covadonga Mendoza, pero yo creo que eso no está fuera de lugar; lo veo muy lógico y nos ayuda a dejar la historia con una sonrisa, lo que es de agradecer a Regina Román. Cuando terminé de leer el libro, descubrí que me sabía a poco, y me vi impelido a comprar otro libro de la misma autora, El pequeño de la casa. Espero que sea igual de valioso que este, aunque me parece algo más desenfadado.

Este, Gato por liebre, es una novela muy interesante, entretenida, y que te hace pensar en las relaciones entre enamorados, o similares. Lo recomiendo. Creo que debería ser libro de texto en bachillerato.

miércoles, 6 de junio de 2012

"Obsesión. Relatos entre el amor y el odio", de Antonio Lagares.

Mosaico de almas rotas.

En el prólogo se advierte: Por instinto, o falta de este, tendemos a pensar que aquella persona que momentáneamente comparte nuestro espacio piensa igual que nosotros. Lo mismo ocurre en cuanto al planteamiento de necesidades o de actos vitales. Es humano considerar que todos somos iguales, que poseemos semejanza en gustos o carestías. Desgraciadamente, eso lo pensamos muchos, y por desgracia el autor tiene razón: se debe a algo irracional, el instinto, o porque no tenemos instinto. Tendemos a denegar la realidad que no nos gusta. Como los personajes de las quince historias que Antonio Lagares nos obsequia en este libro.

Pero la realidad no nos deniega, no ignora a nadie. Y más de uno lo paga con su vida, en las historia de este libro, Obsesión. Relatos entre el amor y el odio, que trata de las obsesiones de diversa índole de una serie de personajes que tienen dañada su mente, o su alma, según se mire. El mérito de este libro es que nos introduce dentro de la mente de unos personajes que viven en su mundos particulares y que sufren el trauma de enfrentarse al del resto de la gente. Como Martín y su diálogo final con su hermano Pedro,

Pero no todas las historias son desagradables. Entre este rosario de penas, aparece la galante y amable relación de un abuelo con la hija de su nieta. Es mi cuento favorito de esta colección.Tampoco está mal "El Paseo", que Antonio ya había publicado en su muro de Facebook. "El espejo" nos refleja la rebeldía final del cordero, y "El ángel de la guarda" es una historia tierna con varias vertientes: No pensaba en la vida, no la juzgaba y era feliz así, su única preocupación consistía en averiguar el nombre de su ángel de la guarda. Nada más. Y sin embargo es una historia triste, muy triste. Absurda, en cambio es la relación "El desertao", que nos presenta las fuerzas sobrenaturales más temibles.

"El día libre" no nos presenta nada sobrenatural, por desgracia, sino algo demasiado natural y recurrente. Quizá explica la reacción de "El espejo", detrás del cual debería de ir para formar un conjunto. "El aniversario", "Deseos de venganza" y "Secuelas" nos muestran lo que ocurre cuando la mente usurpa el lugar de la realidad, en diversos sabores. El cuento final "El aprendiz de olvido", nos narra hasta dónde nos pueden llevar nuestras frustraciones, sobre todo cuando son culpa únicamente de nosotros.



Este libro es como un indicador, una señal de alarma sobre los diversos estados del alma, no sólo de la de los demás, si no somos cuidadosos. Porque todos tenemos un mundo interior que tenemos que cultivar, pero del que tenemos que guardarnos también, por nuestro bienestar y del de los demás. Por eso me parece un libro de lectura imprescindible. Está bien escrito, con una forma de narrar elegante y acertada en la expresión, como se puede deducir de esta cita con que acabo mi crítica:

Para saber morir hay que excavar en las miserias del subconsciente, en los excrementos del alma, y derribar sin trauma el puente de unión con lo terrenal, como hacen los dioses que se disfrazan para el carnaval de la vida
(posición 181, página 30).

lunes, 4 de junio de 2012

"¿Qué es la novela? ¿Qué es el cuento?", de Mariano Baquero Goyanes.

Este es un libro que sale caro no tener. Tanto si uno se dedica a escribir libros, como al disfrute de leerlos, es un libro que aclara lo evidente, eso que todos dan por sabido, pero que nadie sabe. Dicen que cualquier maestro es capaz de explicar cosas difíciles, pero que hay que ser un auténtico genio para explicar lo evidente, lo que todos dan por supuesto...

Ese es el caso de este libro. Todos damos por supuesto que sabemos qué es la novela: Sí, hombre, decimos, eso de Julio Verne, de Emilio Salgari, de Dostovievski.., de Tolstoi, ¡de Cervantes! Esos libros largos que cuentan historias de mentirijilla, pero que parece que son verdad. ¿Y el cuento? Pues el cuento, nos dice cualquiera en plan doctoral, el cuento es eso mismo, pero más corto. Por encima de las sesenta páginas, nos dice el enterado de más allá, es una novela. Por debajo, tenemos un cuento. O sea, que es una definición "al peso".

Pero don Mariano Baquero Goyanes vino hace décadas a echarnos una mano para entender qué es eso de la novela, y qué es eso del cuento. Al fin comprendemos porqué tiene tanto predicamento en nuestra cultura el cuento más famoso de la Antigüedad, el "Génesis", escrito, dicen, por Moisés.

Este es un libro que debería haber leído al menos una vez todo aquel que se proponga en serio escribir una novela o un cuento. Aunque también es interesante para el lector medio, el que disfruta con la lectura de ese tipo de libros, ya que así puede elaborar un criterio más serio que el simple "me gusta" o "no me gusta". Porque este libro no habla de las musas, sino del oficio de escribir.

Es un libro, sin embargo, descriptivo, no normativo. No nos dice cómo vamos a poder escribir "best sellers", ni cómo escribir una obra maestra de ficción. Nos dice qué es cada cosa, y cómo lo han escrito otros, habitualmente grandes maestros, como Borges, Galdós, Balzac, Dickens, Cervantes, y otros muchos más de fausta memoria.

Muchos hemos creído siempre que una novela es un cuento largo, y este era en realidad una novela corta. Pero la realidad es muy otra, y el doctor Mariano Baquero Goyanes nos dice porqué: ¿De verdad creíamos que "Caperucita Roja" y "Los hermanos Karamazov" eran lo mismo, sólo que el segundo era más largo? Pues no: he tenido que leerme este libro para enterarme de que mi primera versión de "Amén" no era un cuento, nunca lo fue, aunque figurase en un libro de ellos, sino que en principio fue una novela corta, que luego alargué en un doscientos por cien hasta llegar a su longitud actual. Porque nunca poseyó un único motivo emocional, como sí posee el cuento de Perrault. En una novela hay varios argumentos, un entramado formado por varias líneas argumentales que se cruzan y se oponen, se aúnan y se difuminan, se suman y se restan continuamente, hasta formar un mosaico allí donde en el cuento hay sólo un boceto único y definido. El cuento hay que leerlo de un tirón, como decía Poe, mientras que la novela hay que reflexionarla, dejarla y retomarla después, para no agotarse y comprenderla bien. La novela es la vida, el día a día, el cuento es el momento, quizá el momento mágico en que lo entendemos todo. Por eso el buen cuento puede ser algo más difícil de crear que una buena novela.

Todo esto y mucho más encontramos en las 150 páginas de este pequeño gran libro, que no debería faltar en la biblioteca de todo escritor y de todo amigo de la literatura. Os lo recomiendo. Aún está sólo en papel, pero vale menos que muchos libros en versión digital. Quedan dos, así que os aconsejo que seáis los más rápidos. En dos días Amazón lo pondrá en tu casa.

jueves, 31 de mayo de 2012

"Cuentos inconfesables", de Jack Crane.

Aunque postergada mil veces esta crítica, por fin me armo de valor y la inicio, aunque seguramente la tendré que editar varias veces...

Jack Crane es amigo desde hace años, que a veces me ha hablado de sus proyectos literarios poco ortodoxos, y a raíz de iniciar yo mismo mi andadura en Amazón, me sorprendió él con dos publicaciones en este medio: una novela corta, El esclavo (ASIN: B007DKNPD4), que es el primer volumen de una trilogía que no parece terminar nunca, y este estupendo conjunto de 16 cuentos de variado tema y situaciones, pero unidos por una característica común: se trata de relatos en que lo morboso es el paisaje de fondo, el entorno sin el cual no serían posibles esos cuentos, que van desde un asunto amoroso con una bruja ("El hechizo", cuento número 2) hasta la carta al marido de su nueva ex-amante (cuento 7), pasando por temas tan conflictivos como la lucha libre o la conquista de la longevidad, que es el título del último cuento, que en realidad es una novela que, en la versión en papel, comienza en la página 181 y termina con el libro, en la 288.

He de confesar que esta colección de Cuentos inconfesables no me dejó impasible, y la verdad es que tuve que hacer varios descansos para asimilar la serie de situaciones en que Jack Crane nos sumerge con su rico verbo. No se trata de una obra pornográfica, y quizá tampoco pueda decir que erótica, pero sí que es muy morbosa. Apela a una serie de sentimientos que yo no sabía que tenía; pero una vez consultados otros lectores de esta obra (a ninguno de los cuales le ha sido indiferente, aunque me han dicho opiniones de todos los gustos), he constatado que esos sentimientos son más comunes de lo que yo mismo estaba dispuesto a confesar. Está bien puesto, desde luego, el adjetivo, "inconfesables", porque invoca unas pasiones que nos cuesta bastante trabajo y (¿por qué no decirlo, ya puestos?) vergüenza admitir. Una de las lectoras me decía hace unos días que se había sentido liberada después de haber leído este libro, pues le había abierto su visión de la vida, y le había dejado tranquila el comprobar que esas cosas con las que alguna vez había fantaseado eran algo más común de lo que ella pensaba, que no era un bicho raro, sino que al verse reconocida en más de una de esas historias, se había quedado tranquila.

Una de las supremas cachondadas de esta obra es que aparecía una misma historia contada desde tres puntos de vista (cuentos 12 a 14), y cuesta trabajo darse cuenta de que es la misma historia a pesar de los cambios de nombres, situaciones y resoluciones. Es un rasgo que se deriva de la filosofía de Crane: todo depende del punto de vista desde el que se analizan las cosas. No obstante una persona se sentía reconocida en la historia, que reflejaba, decía, una parte de mi vida de la que no se sentía muy orgullosa, por lo que el autor la ha substituido por otros tres cuentos, a mi juicio mejorando mucho la publicación. Estos tres cuentos son diferentes entre sí: 12 Sumisión, Acto I narra el primer encuentro de Remigia con su amo; el 13 Su última puta cuenta la extraña relación del autor con su tío, que le asesoró en los inicios de su vida sexual; e Interregno, el cuento 14º, que a su vez tiene 8 subpartes, narra la extraña relación de Abelardo con dos mujeres diferentes. Quienes hayan comprado el libro en Amazon podrán actualizarlo a la nueva versión sin coste alguno, a no ser que tengan activa la actualización automática, en cuyo caso ya tienen los tres cuentos nuevos en lugar del cuento triple al que he aludido más arriba, de inferior calidad literaria. Son cuentos para pensar, a pesar de lo que pueda parecer. 

Parece excesivo pagar más de 4 euros por este libro, pero cuando se ha leído se dan por bien empleados, ya que libros como este no se encuentran todos los días, ni en papel, ni en Amazón. Yo lo descubrí porque casualmente conozco al autor, con el que me une una relación epistolar de años, y me lo presentó, cuando lo publicó, como la obra de la que encuentra más satisfecho de las que ha llevado entre manos, aunque su trilogía "Domisión" aún supera a este mosaico del morbo en lo que les es característico: esa sensación que todos llevamos dentro y que cuando aparece nos causa cosquillas en el vientre. Los libros de la trilogía aludida son 1 El esclavo, 2 Manuel de amas, y 3 Amo de amas. Son libros de alto contenido erótico centrados en el mundo del BDSM, sin la vulgaridad de obras similares que, sin embargo, se venden mucho.

martes, 29 de mayo de 2012

"La maldición de los Stevenson", de Antonio Lagares.

El arte de la hilaridad trágica.
Se trata de una obra de teatro que tiene un planteamiento muy intenso ya desde el propio título, debido a la palabra "maldición". La maldición de los Stevenson tiene los tres puntos del teatro clásico: planteamiento, nudo y desenlace, y aunque no me ha gustado ninguno de los tres, he de reconocer que en su conjunto me ha parecido una humorada del autor que la hace digna de leerse, aunque sólo sea para apreciar el arte de hacer un chascarrillo de algo que, tal cual está contado, palabra por palabra, es una historia triste, trágica, importante, en que se conjugan la superstición, la inflexible jerarquía social, el "dolce far niente" de los ricos, la intrepidez de los protagonistas…, y lo más chocante de todo, para mi gusto: ¿qué pinta una sevillana en un encorsetado ambiente inglés?
Esta sevillana, Dolores, es un personaje de carácter, el mejor descrito en la obra, pues tan pronto es tierna como fuerte, amable como desafiante, cayendo de golpe al final en una denegación de la realidad que la convierte en una niña pequeña, al revés que el señorito, Thomas, al que vemos evolucionar de parásito puro a auténtico héroe de tragedia griega. De los demás personajes no podría decir mucho: simplemente que están ahí para lucimiento de los demás. Desde Sara, que no dice una palabra, hasta la novia de Óliver o los propios padres de Thomas, el protagonista.

Ignoro si esta obra se habrá representado alguna vez, pero si así ha sido, seguro que triunfó. Me gustaría verla en caso de que así sea. Es una obra de esas que ha nacido para ser representada más que para ser leída. Debo, pues dar mi enhorabuena a Antonio Lagares por su producto tan bien llevado, con el que me da la  impresión de que ha creado un género nuevo en el teatro por el que llegamos a la hilaridad a través de la tragedia.

domingo, 27 de mayo de 2012

"El juicio de los espejos", de Alexander Copperwhite.

Acabo de terminar de leerme el libro cuya presentación compartió mi libro  ¡Viva la República! en la Universidad de Murcia el pasado 11 de mayo. Lo había ido postergando desde entonces, hasta que pensé que no podía aguantar más la curiosidad que me provocaban tanto su curioso título como su no menos intrigante subtítulo, respectivamente El juicio de los espejos y Las lágrimas de Dios.

El iridio es un metal poco frecuente en La Tierra, y se cree que todo el que existe proviene de vehículos extraespaciales: cometas y meteoritos que han ido cayendo en diferentes momentos de la historia de nuestro planeta. Este mineral tiene unas características especiales, que el autor de la novela asocia a microagujeros negros, que a su vez producen fenómenos que van más allá de la magia, que nos hacen asistir a lo largo de esta novela a las vicisitudes de un joven druida, de una princesa china, de un egiptólogo..., pero sobre todo de un rico heredero japonés, Ryo, que curiosamente ve alejada de sí toda su herencia en favor de una misión cosmológica que a veces se nos escapa de nuestro punto de vista y que tenemos que estar muy atentos para que no se nos escape. Es cierto que he tenido que releer más de una página, porque si se baja la guardia se nos va la atención, a pesar de que el hilo conductor es claro y diáfano, pero la acción rápida y multigenérica (aventuras, amor, crimen, hazañas bélicas) nos lleva a lo largo de los 77 (¿número cabalístico?) capítulos y 395 páginas desde uno al otro confín del mundo con nuestros siete amigos (dos de ellos mujeres) perseguidos por el malvado Roberto, que ansía el poder de los talismanes iridiados.

Es un libro de aventuras, si tuviera que elegir un género predominante, que entretiene e ilustra y que hace pasar el rato de una forma muy agradable. Quizá haberlo leído en dos sentadas ha contrariado las intenciones del autor, porque no me ha permitido reflexionar las diferentes partes de que consta, pero también es verdad que tengo una visión unitaria de la trama, ya que las dos sesiones de lectura han venido separadas sólo una única sesión de sueño.

Es un libro que recomiendo para todo aquel que pida a la literatura que le entretenga y que le divierta, sin pretender mucho más. Por eso estoy convencido de que va a ser un auténtico éxito editorial, y pronto se situará entre los primeros puestos de la clasificación general de Amazón de los libros más vendidos. Enhorabuena, Alexander Copperwhite. Fue bueno leer tu libro y te agradezco el buen rato que he pasado contigo.

sábado, 26 de mayo de 2012

"Los pelícanos ven el norte", de Pablo de Aguilar González.

Los pelícanos ven el norte habla de un punto azul. Los pelícanos, supone el autor, ven un punto azul que les dice dónde está el norte, y hacia él vuelan cuando ya están hartos de comer, cuando van sobrados. El error del protagonista de esta novela, acaso el autor mismo, es dirigirse hacia el norte cuando todavía no está harto, cuando tiene hambre, cuando le falta lo más necesario para vivir con tranquilidad.

Quizá me haya gustado este libro tanto porque habla de un profesor de inglés, como era yo hasta hace unos años, aunque reconozco que yo no tengo, ni he tenido nunca, esa rara enfermedad que he descubierto en las páginas virtuales de este libro, la medortofobia, u odio a los falos erectos. Este libro también habla de otras fobias y filias. Sobre todo filias. La filia que siente el protagonista por la gorda compañera de juegos, que es la que le comprende, y que luego, adulto y con la vida rota, intenta recuperar en el Nuevo Mundo. Y en el origen y en el final de todo, como mudo origen de coordenadas, Albacete y su plaza de Simón Abril.

Este libro me gusta también porque está escrito en un lenguaje ligero, ocurrente, irónico y cargado de sensibilidad. El resumen es que me ha gustado y os lo recomiendo. Se lee en un par de días.

viernes, 25 de mayo de 2012

"La tumba compartida", de Antonia Romero.

Leí esta historia prácticamente sin pausa, en un par de días. Las venturas de Maite, Mauricio y Adrián me llevaron al Egipto exótico en pos de la imposible recuperación del sepulcro de la Reina Nefertiti y de su amado Akhenatón, descubriéndoseme en esta obra un interesante vuelco a dogmas aprendidos en mi más tierna juventud, por no decir infancia.

He de decir que inicié la lectura de esta obra, tantas veces postergada, tras la polémica desatada en un grupo de Facebook del que soy habitual, Generación Kindle, a raíz de la crítica de Covadonga Mendoza, persona que tengo por seria y responsable, así como gran escritora. No estoy de acuerdo en algunas cosas con ella, empero, aunque su opinión sí que ha pesado en mi lectura. La historia sí me ha parecido coherente y atractiva, y a pesar de lo que dice esa otra crítica, yo sí que veo pertinente la historia de Víctor y de El Encontrado, puesto que explica el carácter de Maite, la protagonista principal de la obra, con mucha distancia sobre los otros dos. Yo veo una historia escalonada con diverso grado de participación entre Maite, Mauricio, Adrián, Víctor, Carlos, Vincent, Esther, Alberto, Táreq, Adela, Sofía y otros personajes menores. Sin la subtrama, Maite no sería la misma, y no habría historia. Sin Akhenatón, la historia no sería la misma tampoco, claro. Y Moisés. Este le da un toque misterioso y religioso a la historia, que se me hizo atractiva desde que la vi en los primeros puestos del ránking de Amazón.

Ignoro los misteriosos procedimientos por los que una obra llega y se mantiene en el número 1 de los libros más comprados de esta librería virtual, pero el hecho objetivo es que el libro de Antonia Romero aquí se ha mantenido durante semanas, y si alguna obra la desplaza de semejante lugar, no la envía muy lejos en el ránking, en cuya cabeza se vuelve a colocar al poco tiempo. Eso no lo he visto desde que el libro de Marta Querol "El final del Ave Fénix" (ASIN: B0083JCRPQ) tuviera similar comportamiento hace unas semanas. Pero puedo decir que esta es una obra de variada e interesante trama, aunque he de dar la razón a Covadonga Mendoza cuando señala algunos fallos, si bien en mucha menor cuantía que otros libros de esta editorial que he leído recientemente.

Mi resumen es que es una obra que se deja leer con facilidad a pesar de su longitud (6850  posiciones, unas trescientas páginas) y de su temática, no apta para neófitos, si bien todos estudiamos sobre los egipcios en la escuela. No he leído otras obras de esta autora, pero pienso hacerlo en el futuro.

martes, 22 de mayo de 2012

"Bajo los tilos", de María José Moreno.

Encuesta post mortem.
 
María está embarazada cuando muere su madre en circunstancias muy extrañas. Poco a poco reconstruye la vida de su progenitora, de atrás para adelante, y se lleva la sorpresa de su vida al descubrir poco a poco las razones que llevan a Elena, su madre, a morir entre dos continentes cuando estaba a punto de ser abuela.

Bajo los tilos es una novela intimista, melancólica, llevada con muy buen paso. Es fácil identificarse con la protagonista, que aparece como la antítesis de lo que ha sido su madre, y que va descubriéndonos poco a poco las relaciones con toda su familia: con su hermano, con su padre, con sus abuelos, con su tía María, y sobre todo con su madre. Es una historia contada con mucha delicadeza a pesar de describir unas situaciones familiares violentas e injustas. No es muy larga, apenas 1659 posiciones, y se disfruta con la prosa sugerente y clara de María José Moreno Díaz.

lunes, 21 de mayo de 2012

"Nunca fuimos a Katmandú", de Lola Mariné.

Los últimos dos o tres días he leído un libro singular: Nunca fuimos a Katmandú, de Lola Mariné.

Katmandú es la capital de Nepal, una ciudad interesante y exótica que han visitado muchos amigos del budismo e hinduismo que buscan la paz espiritual y moral. Durante casi todo el libro me fui preguntando qué tenía que ver esa ciudad con los hechos que nos narra Lola Mariné, cosa que nos oculta con deliberada maestría  hasta cincuenta posiciones del final, aproximadamente. He de confesar que durante la mayor parte de la novela eché de menos los tres puntos claves de toda narración que le dan unidad, desde los tiempos clásicos (a saber: planteamiento, nudo y desenlace), llegando a la conclusión de que me encontraba ante una relación de hechos, o sea, un relato que muy poco tiene que ver con las novelas actuales..., hasta que llegué al final brillante que unifica todo lo anterior, en un sorprendente flashback que no está escrito, pero que asalta de pronto la mente del lector. El final es, a mi juicio, el punto más delicado de toda buena narración, que a menudo arruina todo lo anterior, pero en la novela de Lola Mariné sucede todo lo contrario, pues no es que resuelva o arregle la trama contada anteriormente, sino que de pronto cobra sentido y le da unidad a la narración. Y nos deja claro, de pronto, en qué lugar del planteamiento había aparecido el nudo, y porqué el desenlace es tan lógico e inevitable.

Yo le aconsejaría a esas tres personas que han dicho en sus críticas que no les gusta esta novela, que se la leyeran otra vez, pero con más atención, y obviando el hecho de que no a todos nos tiene que gustar todo, reconozcan al menos la claridad y oportunidad de los recursos literarios que utiliza nuestra autora, que no en vano ha llegado a ser el número 1 de los libros más vendidos en Amazón en el pasado reciente (hoy, 21 de mayo de 2012 es el número 4 de la clasificación). Y les pediría, también, que fuesen lo suficientemente justas para decirnos porqué les gusta o porqué no les gusta, porque quizá las razones por las que les ha gustado o no les ha gustado sean precisamente las mismas razones por las que a mí sí que me ha gustado, y entonces sí que estaríamos de acuerdo.

Es esta una historia de mujeres, que se centra en cuatro amigas: Laura, Elena, Gloria y Ruth; aunque también hay otras mujeres importantes en la historia, como Teresa y Beatriz. Los personajes masculinos aparecen en segundo plano, aunque el papel de alguno de ellos es determinante en la historia: Óscar, Ernesto, Sergio... Pero es evidente que todo sucede por voluntad de las protagonistas, que tienen ansias de vivir, y viven hasta sus últimas consecuencias, asumiendo lo que hacen y las consecuencias de sus actos. Ese es el mensaje de la novela toda, algo que parece presente en la forma de ser y de pensar de la autora, para todos los que de alguna forma la conocemos: "Carpe Diem", como dijera el célebre literato latino: Disfruta de este día, vívelo como si fuera a ser el último..., pero sin evitar enfrentarte a tus retos de cada día, sin dejarlo para después, porque si dejas que el problema se plantee solo, en lugar de plantearlo tú mismo, puede que tengas que asumir una solución que no sea la tuya. Es un libro tremendamente didáctico, mucho más de lo que parece. Es un libro que nos enseña dónde deberiamos poner los límites entre el "savoir vivre" y "lascia perdre", entre el saber vivir y el dejar perderse, entre el dejar hacer y el tomar al toro por los cuernos y romperle el cuello.

jueves, 17 de mayo de 2012

"El eslabón Sinaíticus", de Sonia Tomás Cañadas.

Algo más que ángeles negros.

Tres arqueólogos encuentran un códice oculto en un templo y se ven envueltos en una lucha contrarreloj para salvar lo que conocen de las obscuras fuerzas del mal. Estamos ante una obra de fantasía que emana de la realidad cotidiana, basada en elementos simples que se van exponiendo de una forma sencilla hasta presentarnos una realidad compleja de la que no están ausentes el yin y el yan, el bien y el mal, que nunca se sabe dónde están o por dónde pueden florecer.

Si me gustó la primera obra de Sonia Tomás Cañadas, "La vela protegida" (ASIN B0063ZB4BK), he acabado mucho más complacido por este relato fantástico, en el que un hombre nostálgico, Ian Dickens, desafía todo lo que conoce, incluyendo a sí mismo, en pos de hacer lo que enteinde que es su obligación, aunque el mundo se le eche encima... Aunque está arropado por su maestro, Collins, su compañera Rachel Heather, y el padre espiritual de esta, el padre Bernie.

Mi resumen es que en esta obra se ha superado la autora, que da a entender que la próxima será aún más compleja y sugerente.

domingo, 22 de abril de 2012

El Día el Libro.

Desde hace muchos años se ha convenido celebrar  el Día del Libro   el 23 de abril.
Para los que escribimos libros esa fecha es especial, pues en el mundo se celebran muchos eventos tendentes a que la gente lea más. Yo estoy en contra de regalar libros, porque cuesta mucho concebirlos, crearlos, escribirlos, corregirlos, y sobre todo publicarlos. Pero este año, sin que sirva de precedente, he decidido poner dos de mis libros publicados en www.amazon.es  al precio de 0 euros durante 24 horas.

Los libros son La cronista, o Los amos del tiempo, primer volumen de mi trilogía Transgresión, y el no menos querido Amén, o Lo que nunca os diré, o Desde el otro lado. A pesar de tantos títulos, el primer libro tiene dos títulos y el segundo tres, pero se trata de sólo dos libros. 

Amén lo escribí hace ya algunos años, y se lo dediqué a mi hijo Fernando con ocasión de su 29º cumpleaños. En su origen era un cuento con que terminaba mi Saga del Padre Nuestro, en la que cada verso de esa popular oración cristiana era un cuento diferente. Pero intentando darle un final redondo, más redondo todavía, me vi con demasiado texto para ser un cuento, y el suficiente para ser una novela, así que ni corto ni perezoso la saqué de la saga, la pulí un poco más, para situarla en el contexto propio, y desde hace dos meses la presenté al mundo en www.amazon.es como obra independiente. Trata de las vicisitudes de don Ángel, un viejecito nonagenario, que fallece inesperadamente y nos va contando las cosas que le van pasando, hasta que llega a un final no por esperado menos interesante. 



La cronista es una obra que sí tiene un final redondo, pero cuyo tema me inspiró otras dos obras, Tricronía, que figura desde hace varias semanas en www.amazon.es para vuestro disfrute, y Los desterrados, que analiza las vicisitudes de sus protagonistas en la penúltima frontera de la humanidad, que cierra la trilogía. 

En el primer volumen, el protagonista es un maestro de escuela recién jubilado que se encuentra con una muchacha que viaja por el tiempo, hace amistad con ella, y aprende cosas de su civilización y de su mundo, de cuál es su trabajo, por qué es importante, y de hecho le acompaña en su viaje un tramo bastante largo, hasta que al final ambos alcanzan sus objetivos..., aunque decir que tiene un final feliz sería decir demasiado, pues en el fondo se trata de una historia triste y tierna en que aparecen muchos personajes, muchos de los cuales ya conocemos nosotros, y otros son nuevos, pero igual de seductores. Espero haber acertado con ella, y si no, ya me lo diréis vosotros, los lectores.

La mujer que figura en la portada de esta novela no es la protagonista, Vanessa, sino Myrna, otra muchacha del futuro a la que el protagonista conoce y con la que le une su amor por el mundo antiguo..., y más cosas. Naturalmente, es un personaje interpretado ad hoc por la actriz valenciana Julia Posada, a la que también vemos en la portada del segundo volumen.

La portada de Amén es la Plaza de España de Sevilla, donde el protagonista, don Ángel, conoce a la bruja Maribel, que juega un papel corto pero muy importante en esta novela.

Espero que os gusten ambas historias, y si queréis más no dejéis de pasaros por www.amazon.es, donde podréis ver un fragmento de cada uno de los libros que ya he publicado allí (que ya son once), si tenéis un kindle, y si no lo tenéis, podéis leer igualmente el diez por ciento de cada obra directamente en la pantalla de vuestro ordenador desde www.amazon.com, si tenéis en cuenta que Click inside  significa que cliquéis dentro del gráfico de la portada. :-) 

Feliz Día del Libro 2012, feliz lectura, y que lo paséis bien.




viernes, 20 de abril de 2012

"La vela protegida", de Sonia Tomás Cañadas.

Cuando descubrí Amazón, el libro de Sonia Tomás Cañadas fue el primero que me leí. Me llamaron la atención su portada y las primeras páginas, que destilaban fantasía a raudales, presentaban un mundo desconocido, Antártik, al que llega Allen Wilfred y decide ayudar a que la Vela Protegida no se extinga, para que el malvado Edil, también llamado Traitorman (hombre traidor) no se haga con el poder, auxiliado por su ejército de "calavelics".

Es una narración muy entretenida, en la que aparecen personajes curiosos, como la vampira (en realidad vampirelfa) Xylia y el dragón Dragas, que son referencias literarias a otras obras fantásticas, como "Historia interminable" y la serie "Crepúsculo", realizadas con mucho gusto y sutileza.

En la segunda parte se trata la rebelión de los Zarks, en la que veo un guiño a Tolkien, con sus orcos e historias de mundos de fantasía, como el que Sonia Tomás ha creado en este libro. Me ha gustado porque es imaginativo y entretenido, pero también es un canto a la amistad y compañerismo entre seres que son muy diferentes entre sí: Wilfried, que es nuestra referencia, pues es humano, Xylia, vampirelfa, y Dragas que es un dragón volador. En el relato están presentes la magia, el valor y la eterna lucha del bien y del mal.

Es un libro que recomiendo a los jóvenes y a los no tan jóvenes. A pesar de los nombres de rara grafía, pronto se hace uno al de los principales personajes, y pasa uno un agradable rato de animada lectura durante la cual hay mucha variedad de batallas y exposición de culturas entrañas a la nuestra.

martes, 17 de abril de 2012

"La isla del volcán", de Ramón Villeró.

El poder del pensamiento.

Esta narración es encantadora, pero me da la impresión de que se le podía haber sacado bastante más partido. Ramón Villeró toca un tema que me ha apasionado siempre, y quizá por eso yo esperaba más de su narración. He de confesar que es original, hasta el punto de introducirse a sí mismo como pseudónimo adoptado por su personaje en un momento determinado, lo cual me parece un rasgo extraordinario de buen humor.

El protagonista, Nicolás, descubre un buen día que tiene un poder mental, y eso le cambia la vida totalmente, pues se asusta, y aunque aprende a controlarlo, acaba yéndose a vivir a otro lugar, donde encuentra a Vicente, que le ayudará, y sobre todo a una misteriosa mujer de pelo cobrizo que le llevará hacia la Isla del Volcán.

La novela está bien construida, pero tiene un final que no me acaba de convencer. Creo que el final es la parte más delicada de toda novela, y es lo que luego va a permitir al lector lamentar que se haya acabado la novela, o que por el contrario se quede descansando. Y este final no sé cómo clasificarlo, pues lo veo demasiado ambiguo. No es una novela de tensiones ni persecuciones, aunque sí que las evoca.

En resumen, considero que es una buena narración, bien llevada, pero me ha defraudado un poco por el tratamiento de la idea generatriz y el final. Es posible que el autor se plantee replantearla, darle un poco más de calado y convertirla en una auténtica obra maestra, pues lleva en sí el germen de tal, a mi muy modesto entender.

Ánimo, Ramón, que lo mejor de ti aún lo tengo que leer. :-)

lunes, 16 de abril de 2012

Andante con fuoco e molto sentito!

¡Andando con fuego y mucho sentimiento!

Es increíble la pasión que vierte Anne Smith en este largo relato en que nos lleva con la respiración contenida desde la infancia de la protagonista hasta la conclusión de su libro, en que con un golpe maestro de prestidigitación léxica y sintáctica nos arranca de una confesión biográfica y nos planta todo un argumento ético y pasional sobre la situación en que se ven acorraladas las prostitutas en nuestra sociedad occidental que se beneficia del papel terapéutico de las hetairas modernas, y sin embargo las culpabiliza de modo sangrante, hasta el punto de utilizar su nombre como el colmo del insulto ya aislada, ya en un compuesto de esa palabra: puta. Y es curioso que el hombre sobre cuya enseñanza se construyó la civilización europea y occidental, Jesucristo, no tuviese nunca palabras de condena para las profesionales del amor, siendo su máxima referida a ellas, la que dirigió a la mujer adúltera, toda una declaración de amor: "Vete, mujer, y no peques más". Previamente le había perdonado sus pecados. Es bien sabido que la mujer que más amó al Hijo de Dios, según le religión cristiana, fue una prostituta, una de las dos que aguantó con él hasta el final, al pie de la cruz, resistiendo y desafiando la autoridad imperial, mientras que todos los discípulos habían huido como conejos y se ocultaban. Sólo el discípulo amado, San Juan, la madre del crucificado, y la mujer pública estuvieron con él hasta el final, sin preocuparse de su propia seguridad. La figura del amigo, en nuestra sociedad moderna, está quizá sobredimensionada, la de la madre está reconocida, pero la de la amante, la amiga, la profesional del amor que sin embargo aguanta hasta el final lo que nadie más aguanta, no está ni subredimensionada ni reconocida: está execrada. Y eso es injusto.

Recuerdo que hace años, el gobierno de España que legalizó el matrimonio entre homosexuales y reconoció la paridad de los derechos de las parejas de hecho y de los matrimonios, sin embargo se negó a legalizar la prostitución, desdeñando una propuesta de uno de los partidos de derechas, lo cual no dejó de ser curioso. Anastasia, el personaje que tan magistralmente ha creado la novelista Anne Smith para dar voz a su protesta, mujer de nombre ruso, origen brasileño pero alma cosmopolita, se queja en su largo alegato del maltrato recibido en España por las prostitutas,  a quienes se desprecia pero se frecuenta y, a veces, se intenta engañar (caso de Miguel, que supongo que será un prototipo de falso pío que quiere estafar a una mujer a la que supone desarmada psicológica y moralmente, en lo que se equivoca). Pero aún se riza el rizo cuando describe su experiencia italiana, aún más deplorable que la narrada hasta entonces.

Formalmente me daba la impresión de que faltaba algo en este libro, pues la autora iba de un tema a otro a lo largo de su narración, sin fraccionar el texto en capítulos y subcapítulos, como se acostumbra a hacer en las narraciones largas. Hace años quise hacer yo ese experimento en una de mis novelas, pero avanzando la trama tuve que tirar la toalla y fragmentarlo en tres capítulos. Por eso he de descubrirme ante Anne Smithe, porque una vez llegado al final se descubre que todo el texto estaba unido en ese broche final brillante en que su discurso de pronto deja de ser narración y se convierte en alegato, alegato que ya estaba presente desde la primera palabra de su narración, lo cual le da una unidad que no es rompible en capítulos ni en partes más pequeñas, pues al igual que un cuadro no admite particiones, sino que se ve sin solución de continuidad, este relato no admite más fraccionamiento que la vuelta de la hoja una y otra vez para ver a dónde nos conduce el mosaico de diversas experiencia que aparecen, vistas desde el final, concatenadas y complementarias las unas de las otras.

A lo largo de estas páginas desgarradoras, tristes en muchas ocasiones,pero amenas en todas, he ido viendo algunas ideas que no puedo resistirme a citar:

"Mientras bailamos, cantamos y hacemos el amor no tenemos tiempo para hacer la guerra, y si tengo que elegir entre ser parte el primer mundo en estas condiciones…, pues prefiero ser parte del tercero" (posición 1791).

"Una mujer tiene todo el poder sobre un hombre si ella quiere" (posición 2660)

"Porque tu espíritu no está a mi nivel y mucho menos tu coeficiente intelectual. La persona que entra por esa puerta buscando un nivel elevado de coeficiente intelectual en un sitio en el que la mayoría de las chicas que aquí están no ha tenido la oportunidad de estudiar y que muchas han pasado hambre en sus países de origen, y otras son analfabetas, no me demuestra más que pobreza de espíritu y te garantizo que todas ellas valen más que tú. Además, subestimar no es de inteligentes. Y antes de abrir la boca, conecta tu cerebro. Buenas noches" (posición 3222: réplica de Anastasia a un putero que le acaban de decir que allí no había ninguna otra chica con un coeficiente intelectual del nivel de él).

 Sobre el asesinato de una prostituta en Córdoba: "… un caso no contabilizado por el 'Ministerio de Igualdad' debido a la profesión de la chica. Prostituta no es mujer, no es madre, no es hermana, no es hija, no es humana: es una anomalía de la naturaleza, a lo mejor, una enfermedad de la sociedad" (posición 3379).

"Hacer todo por dinero es lo mismo que vender el alma al diablo. Porque cuando pierdes el amor propio ya no tienes nada" (posición 3652).

"Pido a Dios que proteja a esas mujeres que todavía continúan ejerciendo la prostitución. Y a los polacos, que regularicen la profesión más antigua del mundo; así al menos estas mujeres pasarán a existir legalmente y tendrán sus derechos" (posición 4008).

Y por último la perla que mas me impactó: "Es mucho más digno acostarse con mil hombres por dinero que acostarse con el mejor amigo de su marido" (posición 4015)

sábado, 14 de abril de 2012

"¡Adios, Pascual!", de Francisco Serrano.

Anoche leí este cuento de Francisco Serrano, y la verdad es que me ha dado mucho que pensar. Parece mentira que en tan poco espacio presente de forma tan magistral a los personajes, entre los que destacan Pascual, al que ya nada le queda que perder, Jacinto y Papá Noël, los tres grandes discriminados de nuestra época. :-)

No por breve (205 posiciones) tiene menos valor este cuento, sino todo lo contrario: es una prosa ágil y meditada, y nos presenta el planteamiento, el nudo y la resolución del problema de una forma tan clara y sugerente que para sí la quisieran obras de mucha mayor extensión. De hecho el principal defecto que le veo al cuento es precisamente que dure tan poco. Aunque claro, cuando lo termines, lo puedes volver a leer. :-) 

Este libro se puede encontrar también en papel, pues ha sido publicado como número 1 de la colección Mucho cuento de Murcia Libro, en donde se puede conseguir por un euro. El resto de la colección es muy interesante, y se puede conseguir a razón de un euro por cuento.

martes, 10 de abril de 2012

"La última vuelta del scaife", de Mercedes Pinto Maldonado.

Acabo de terminar de leer un libro que me ha hecho pensar sobre la amistad, la muerte, la vida, el ansia de riquezas, conseguir una posición, a la mujer que se quiere desde niño, y sobre todo sobre la miseria humana.

Es un libro con grandes personajes, entre los que destaca el gigante Kuaima, de etnia huma, África del Sur, que se sobrepone a todos los infortunios de su vida, que lucha por lo que quiere y lo consigue,  y además puede ayudar a otras personas que le consideran inferior pero sobre las que se revela muy superior. Destaca también Carlos Ladrón de Guevara, español de Granada que huye de su pasado y sin embargo con un corazón de oro, que todo lo da por sus amigos. De Jeremías, judío alemán que instruye al protagonista, Josué, y sin embargo es el principal obstáculo para su felicidad. Aarón, padre de Josué y hombre que entiende la vida como viene y cómo hay que aprovecharla, dando espacio a la gente que quiere. Y Sara, la madre del protagonista, mujer entera y protectora. Y frente a ese elenco de grandes personas aparece un protagonista que no sabe lo que quiere, pero con una idea fija: casarse con Abigail, el amor de su vida. Ese pensamiento le lleva a abandonar todo lo que conoce y quiere, para perseguir un sueño en África, de donde regresa a España y por fin a Alemania, donde ya se siente perdido, roto, con un sueño cumplido a costa de haber perdido la realidad.

Este libro nos presenta lo absurdo de perseguir un sueño cuando todas las circunstancias están en contra, y plantea el mayor absurdo todavía que supone haberlo conseguido y sin embargo escaparse la idea de que el destino siempre es inferior al viaje. Vemos crecer al protagonista poco a poco, en un ambiente hostil que sin embargo le ha protegido de otro ambiente más hostil todavía, la Alemania de Hitler, en el que muy posiblemente no habría sobrevivido. Pero la auténtica lucha de Josué, el protagonista, la realiza en su propio interior, padeciendo por un pecado del que se sabe culpable y del que le absuelve finalmente la ternura y comprensión del último gigante de esta historia, el rabino David Berkowitz.

Cuando empecé a leer este libro pensaba que se trataba de una biografía novelada de un judío inglés de principio de siglo, pero a medida que la historia va progresando, la trama se complica más y más, y va ganando en hondura humana y también en tristeza. Es una historia muy triste, de seres que sufren, que piensan, que se mueven y que quieren. Y eso la hace terriblemente romántica, en su verdadero sentido, que nada tiene que ver con el melodrama. Es una historia trágica que nos enseña que los seres humanos son contradictorios y viles y generosos según la situación. Es en sí la negación de lo maniqueo. 
Nueva portada del libro

La forma de exponer todo esto su autora, Mercedes Pinto Maldonado, me ha impresionado por su sencillez y a la vez por su hondura. Con un vocabulario sencillo, si hacemos excepción de ciertos términos especializados, como el scaife que aparece en el título, que a lo largo de la historia pasa de ser un círculo rotativo de una herramienta usada en el tallado y pulido de diamantes a convertirse en el alma del propio protagonista. Es un libro que merece la pena leer por todo esto y por muchas cosas más que sugiere. Es una historia tierna y sentimental, a la vez que trágica, como se evidencia en el momento en que el protagonista por fin lee en la carta que su madre le envió varios años antes:  ... Mi carta es un mensaje de amor, sólo quiero que sepas que a pesar de las veces que me equivoqué contigo y de que no siempre fui la mejor de las madres, te quiero.

Idéntico mensaje le da lo último que le dice Carlos: Amigo, te quiero. La misma persona que había dicho en otra ocasión que El mejor amor es el que se pierde a tiempo; lo que hace de don Carlos un personaje entrañable y muy humano.

Por todas esas razones, no puedo menos que darle a este relato cinco estrellas de cinco. Es una novela muy trabajada y muy sentida, y no puedo menos que felicitar a su autora por la historia que nos presenta, que nos hace reír, llorar y sentir que estamos vivos. Y, sobre todo, lo afortunados que hemos sido por no haber vivido en aquellos tiempos de zozobra, injusticia e intolerancia, que tenemos entre todos la responsabilidad de impedir que vuelvan de nuevo.

miércoles, 4 de abril de 2012

"Los fresones rojos", de Esteban Navarro Soriano.

Irregularmente brillante

Acabo de terminar de leerme Los fresones rojos, de Esteban Navarro Soriano, y puedo decir que es la mejor novela policiaca que he leído en los últimos tiempos.

Una niña con una marca de nacimiento en la espalda es el personaje central de la novela, a pesar de que no sale casi en todo el libro, y sin embargo es el referente continuo en la trama, lo que le da mucho suspense.

Sin embargo, el grado de concreción es variable a lo largo del argumento: en algunos momentos se especifica hasta el número de sillas que hay en una habitación, y luego se cuentan muchos sucesos de forma sucinta, incluso obviando otros que simplemente se citan, supongo que para no aburrir al lector. Pero la óptica de la narración se centra siempre en el inspector Moisés Guzmán, empeñado en encontrar como sea a Alexia Bonamusa, y en el proceso descubre el motivo y autoría de otras tres muertes, que casi son cuatro.

Mi resumen es que se trata de una obra de ficción brillante, aunque tenga unos momentos más brillantes que otros, sin que haya ninguno que en verdad desmerezca de la calidad de la obra. Esta obra se puede descargar de Amazon por el módico precio de 0'99 euros. Es un disfrute para la lectura debido a la forma tan amena de narrar los sucesos que se van sucediendo, que no siempre son agradables, como la anécdota del pederasta, o amables, como la relación del inspector con la escolta que vive al lado.

domingo, 1 de abril de 2012

"El cóndor de la pluma dorada", de Blanca Miosi.

Una visión sorprendente.

Blanca Miosi se basa en otra opinión sobre la conquista de un imperio por otro imperio, el de los castellanos de Carlos I de España y V de Alemania que conquista el Imperio Inca, que se extendía dos millones de kilómetros cuadrados por lo que ahora es Perú, Ecuador, y parte de Chile y Brasil, para regalarnos una novelización del apogeo y decadencia de dicho imperio, el de los incas, porque El Inca era el emperador propio de aquel territorio, y todo lo que había dentro del mismo era propiedad de él, aunque, curiosamente, los incas no tenían esclavos. Eran un pueblo muy peculiar, pues desconocían la escritura y los animales de transporte, por lo que todo su imperio era controlado por mensajeros que debían aprenderse los mensajes a llevar de uno a otro lado del imperio de forma fiel, pues la inexactitud u olvido se penaban con la muerte.

Este es un libro muy didáctico, que me ha acercado a aquella cultura, fascinante, de un pueblo que tenía muchas virtudes, y que conoció su apogeo en los dos siglos anteriores a la conquista por los europeos. He disfrutado viendo las tribulaciones de Pachacutec, que se hizo Inca, o sea, emperador, cuando su padre huyó en una batalla, pero él se quedó y la ganó, y luego los amores de Koullur con la hija del Inca, el corazón generoso de Túpac Yupanqui, que aceptó por amor a una mujer que no le quería, y llegando a ser el más grande los emperadores de aquella cultura, y lo que ocurrió luego a sus sucesores, francamente menos brillantes, hasta que arribó a aquellas costas Francisco Pizarro con sus huestes sedientas de oro. Seguramente aquellos que honramos hoy en España como descubridores y propagadores de nuestra cultura y lengua por aquellas tierras hayan sido poco más que bandoleros en una tierra sin ley en que ellos mismos tenían que garantizarla en lugar de violarla, como nos cuenta Blanca Miosi; aunque he detectado algunas lagunas interesantes, seguramente derivadas de la óptica con que se ven aquellos sucesos transcendentes para toda la zona desde aquellas tierras: en primer lugar, ni Francisco Pizarro ni sus compañeros eran españoles, como lo entendemos hoy en día, sino castellanos. En efecto, cuando Fernando el Católico se desentendió de las pretensiones de Cristóbal Colón, fue Isabel la Católica, Reina de Castilla, la que empeñó sus joyas personales para sufragar los gastos del descubrimiento. Por lo tanto, los descubridores y exploradores que posteriormente fueron al Nuevo Mundo, lo hicieron por cuenta de Castilla, que no de España, que aún no existía. Es cierto que la conquista de Perú se efectuó durante el Reinado de Carlos I, que ya reinaba sobre toda la Península Ibérica y Alemania, pero al igual que a nadie se le ocurre hacer responsable a la Alemania de hoy de las bellaquerías que se cometieran en aquel entonces en Sudamérica, por absurdo, es igualmente absurdo achacárselas a España, cuando eran castellanos, y no españoles, que actuaban por cuenta de Castilla, y no del resto de España. Sólo se podía comerciar con América desde tres puertos "españoles": Santandre, Cádiz y Sevilla. O sea, tres puertos de Castilla. Sí, ciertamente Castilla está en lo que HOY es España. Pero la mayor parte de los españoles no eran, ni son, castellanos. Por la misma regla de tres podríamos decir que al estar Castilla en España, y esta en la Comunidad Europea, es esta la responsable del expolio y supuesto genocidio de Sudamérica. Otro absurdo que no se ha planteado, aunque sí el absurdo de que se hable de Pizarro y sus compañeros como si de españoles se tratase.

Pero no me extraña que Blanca Miosi, peruana radicada en Venezuela, parta de esa base, pues es una noción que he detectado en muchos sudamericanos cuando hablan de la "madre patria", que en realidad se portó, por lo que ellos cuentan, como la madrastra de Blancanieves. Pero no fue así: los descendientes de aquellos castellanos que tan mal se portaron, se quedaron, en su inmensa mayoría, en aquella zona, de modo que los actuales sudamericanos son los herederos de aquellas villanías, no los descendientes de los que se quedaron en la Península Ibérica y jamás fueron a América. Por lo tanto, si denunciamos aquellas bajezas, hagámoslo bien. Sí, es cierto que a España volvieron muchos "indianos", es decir, personas que habían "hecho las Américas", o sea, se habían enriquecido en América y habían venido a España luego a disfrutar de las riquezas que habían ganado en buena o mala lid. Pero esos fueron una exigua minoría en comparación a los que allí fueron y se quedaron, como el propio Pizarro y casi todos sus ayudantes, que en su codicia y sed de oro no cejaron hasta que encontraron la muerte en lugar de su imaginario Eldorado. Según nuestra novelista, el oro sí existía en el Cuzco, pero Rumiñahui, hermano y hombre de confianza de Atahualpa, el último Inca, asesinado por Francisco Pizarro tras una parodia de juicio, trasladó todo el oro y piedras preciosas incas a un lugar desconocido y lo enterró, asesinando luego a sus ayudantes para que no dijeran a nadie dónde estaba, y él mismo cuando fue puesto a tormento por los castellanos resistió heroicamente y se llevó el secreto a la tumba.

Hechas todas las salvedades anteriores, he de confesar que literariamente el libro de Blanca Miosi es impecable: tiene un paso correcto en la presentación de los sucesos, los personajes parece que nos están hablando directamente, pues su prosa es diáfana y agradable, los diálogos están bien construidos, y los sucesos están bien enmarcados en las costumbres de aquellos personajes que están tan bien retratados. Es muy de agradecer la presentación que hace los regidores de aquellas tierras hasta el siglo 16. Miosi no se duele en prendas a la hora de exponer los procedimientos por los que los incas invadían y asimilaban a los diferentes pueblos que conquistaban. Los sitiaban, luchaban contra ellos y los derrotaban, y luego les dejaban un destacamento de soldados y otros profesionales que les iban instruyendo en la manera inca de hacer las cosas y substituían su cultura por la suya propia. Y les imponían el uso del quechua, idioma de "los que chillan", según los castellanos.

Y hacia el final del libro nos encontramos con una fábula fantástica entre el pequeño Pepe y su amigo el cóndor, que es el que da título a la obra, fábula enternecedora que pone el broche final a un libro hermoso que es una delicia leer. Es un libro con cuya lectura he disfrutado, y cuya lectura aconsejo sinceramente a todo aquel que guste de la buena literatura y quiera ampliar su cultura general.

Enhorabuena, Blanca, y gracias por el rato tan agradable en que he estado contigo, "oyéndote" contar esta historia tan original.

Puedes ver el principio del libro siempre aquí.

jueves, 29 de marzo de 2012

Algunas herramientas útiles para el escritor del siglo XXI.

Hace unos días he asistido a un interesante debate en el grupo Autores que publican en Amazon. En primer lugar quedó claro que para ver los libros que subimos a Amazon nosotros no necesitamos comprarlos, pues existe un enlace, Descargar la vista previa del libro, que hace exactamente eso: nos lleva a nuestro ordenador, a la zona de descargas, una copia del libro que acabos de subir, en formato .mobi, que es el que kindle entiende. En el gráfico adjunto lo veis abajo a la derecha, en azul, en la sección Vista previa mejorada.

Otra cuestión que se planteó fue cómo pasar los ibros de uno a otro formato. Formatos hay muchos para los diferentes lectores de libros electrónicos, siendo el más frecuente el .epub, que por desgracia kindle no entiende. Pero es muy sencillo pasar de uno a otro formato mediante un programa muy sencillo de utilizar y de adquirir, puesto que es totalmente gratuito, llamado Calibre. Este programa permite ver cualquier libro electrónico en cualquiera de los más de veinte formatos diferentes que entiende, entre ellos .mobi y .epub, y además permite convertir un fichero en un formato en otro diferente. Además mantiene una base de datos con todos los libros que tengamos en el ordenador, y si algún libro no tiene portada, permite buscarla en internet, incluyendo www.amazon.com por defecto para esas búsquedas, aunque tiene más webs predefinidas, de modo que nos permite añadir la portada y la información que sobre el libro pueda encontrar en internet. Es cuestión de que os lo bajéis y lo trasteéis para coger soltura. En Línux es casi imprescindible, pues aún en ese sistema operativo no existe el Kindle, que sí hay para Mac y para Windows. Para conseguirlo bastará que os vayáis a la dirección correspondiente (para lo que os bastará pulsar en este enlace), y de la pantalla que se ve sobre estas líneas elegís vuestro sistema operativo. Una vez que lo tengáis, podéis aprender a utilizarlo mediante la ayuda tan pormenorizada que tiene..., si bien sólo en inglés. Así que ánimo. Me podéis preguntar lo que queráis. Es una pena que en el grupo mencionado algunos pensaran que se hacía apología del pirateo, puesto que en realidad estábamos hablando de una herramienta estupenda para nuestros propósitos.

Otra herramienta que salió a colación fue Sigil. Se trata de un editor que genera código en formato html, que es el de las páginas web. Pero nosotros no tenemos que saber ese lenguaje, puesto que el programa lo genera y lo usa sin que nosotros tengamos que preocuparnos más que por las negritas, las cursivas, o dónde no ponerlas, o si queremos añadirle fotos o dibujos al texto. En resumen: lo que haríamos con un procesador de textos normal y corriente, aunque hay algunas características que yo le he echado de menos. No obstante, es una herramienta muy poderosa, porque cuando queremos guardar el libro, lo hace en formato .epub, que podemos subir directamente a Amazon, y allí se traduce automáticamente a .mobi. O bien podemos hacer nosotros la conversión con Calibre. En el enlace que he puesto al principio de este párrafo os lo podéis descargar desde Softonic directamente, y en español.

No obstante, yo me he acostumbrado a utilizar mi programa, y le veo muchas ventajas sobre Sigil.
:-)
Mi programa se llama OpenOfficeWriter, o sea, el escritor de la oficina abierta. Lo podéis encontrar en español, para variar, y es toda una Suite Ofimática que puede substituir, con ventaja, a Microsoft Office. El Writer es el equivalente al Word, y podéis hacer todas las virguerías que queráis con ese procesador de textos, incluyendo un índice a base de enlaces, que se genera automáticamente si habéis tenido la previsión de utilizar para los nombres de los capítulos y subcapítulos los estilos de párrafo Encabezado 1, Encabezado 2, etc., y luego le dais al símbolo correspondiente para generar el enlace. Cuando ya está el libro como vosotros queráis, sólo tenéis que guardarlo como html en un subdirectorio creado ad hoc, y luego no os queda más que generar un archivo zip (o sea, comprimido) del libro en formato html junto con los gráficos que le hayáis metido al libro, que el procesador de texto habrá puesto en ese directorio junto con el texto. Luego entráis en http://kdp.amazon.com, y tras pulsar el botón de subir el libro buscáis el archivo .zip que acabáis de generar, y lo subís. La web de Amazon lo descomprimirá y generará el mobi a partir del mismo. No olvidéis bajaros  la vista previa para ver qué tal ha quedado. 

Ya sé que estas instrucciones son un poco farragosas. Si tenéis alguna duda, no temáis preguntarme lo que queráis cuantas veces sea necesario.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Cuéntotelo.

Acabo de publicar en Amazon mi primer volumen de cuentos, con 22 de ellos que escribí entre 2008 y 2012 (el último, Hágase tu voluntad, el más duro de la colección, lo escribí hace sólo dos días).
 
Cuéntotelo es en realidad un regalo de cumpleaños para mi hija. Pero he decidido compartirlo también con las hijas y los hijos de los demás, porque son veintidós cuentos de diverso género y planteamiento, que recogen diversos estados de ánimo y lo que me han sugerido diversas experiencias en varios países del mundo.
Espero que el lector disfrute leyéndolos tanto como yo he disfrutado escribiéndolos.
La portada la he realizado yo mismo, durante un vuelo en que seguí la misma ruta que Mabel, la heroína del cuento  Que estás en los cielos que recuerda Marina en Tel-Aviv. A pesar de ser cuentos de largo recorrido, no están circunscritos a la temática aérea, pues se exploran en estas páginas muchas facetas del acontecer humano, desde la sordidez de los calabozos de la inquisición hasta la sencilla operación de comprar una rebeca, pasando por los problemas de Ernestina con su novio y el encuentro de un nadador con la muerte, con la que se amista. Pero siempre con una nota positiva y un guiño a una realidad que podría ser mejor..., o  a lo mejor lo es, a falta de que nos fijemos un poco mejor en ella y la descubramos.
Esta última incursión en tu biblioteca virtual es también la más barata, pues le he fijado el precio más bajo que me permite Amazon, para hacerlo más asequible a todos los públicos, de los que espero algo de feed-back, aunque sea por favor. :-)

Podéis pedírmelo en pdf personalizado cuando lo hayáis pagado en PayPal: